Quien desde fuera mira a través de una ventana abierta,jamás ve tantas cosas como quien mira una ventana cerrada.
CHARLES BAUDELAIRE

Metáfora de la evocación, las ventanas caminan en paralelo a las historias que se entrelazan entre las voces que configuran el espacio. Aborda esta indagación la obra de José Juan Gimeno (Valencia, 1961). Con técnica mixta (acrílico, metacrilato, collage?) personifica fachadas y ventanas, privándolas de perspectiva, exponiéndolas a una reflexión sobre su propia soledad y su convivencia con el tiempo. Es ahí donde son capaces de volverse espejo, donde duele la obra del artista, pues esa introspección de las ventanas se erige en pregunta al espectador, le obliga a participar de esa reflexión. Como en Baudelaire, los personajes de la obra de José Juan Gimeno nos llaman mi semejante, mi hermano. De ese modo, la obra nos propone una larga conversación, esa forma de consuelo ante la duda. Lo dijo Kavafis: cuando se abra una ventana, tendré consuelo.

José Ángel García Caballero